¿Qué tienen que nos vuelven locas?

Processed with VSCO with a5 preset

No sé si habéis tenido la oportunidad de leer este libro, pero si no es así, dejadme que os lo recomiende ☝.
Hoy vamos a hablar de … ZAPATOS.

Es cierto que forman parte de nuestra vida desde que somos muy pequeños, al principio nuestras madres nos los ponen para proteger nuestros frágiles pies, pero poco a poco empezamos a cogerle gusto y con los años vamos adquiriendo cantidades que a veces casi superan la ficción.
La historia dice que las mujeres de Atenas, en época de gladiadores, tenían sus guardarropas rebosantes de calzado y que las más ricas tenían hasta veinte pares!!
En las mujeres del presente, el zapato dice mucho de quien lo calza: a qué se dedica, dónde ha estado, y lo que es más importante, hacia donde va.

Los científicos todavía no han descubierto cual es es gen femenino por el que nos lleva a pensar que nunca tenemos suficientes pares, pero la realidad es que los zapatos suelen ser una solución natural a todos nuestros males.

Muchos de mis colegas físicos comprenden sin ningún problema la mecánica cuántica, pero son incapaces de entender cómo hacen las mujeres para llevar tacones.

LAURA GRANT

Una chica que disponga de los zapatos adecuados puede conquistar el mundo.

BETTE MIDLER

 

Entraron en mi armario en busca de esqueletos pero, gracias a Dios, lo único que encontraron fueron zapatos, zapatos preciosos

IMELDA MARCOS

Este es el resumen de tres mujeres distintas con tres personalidades totalmente diferentes pero con un pensamiento común 👠👠

Pero…¿ y si me hace falta?

acumuladora_h

La mayoría de las veces, no somos felices con lo que tenemos, pero vamos a pensar un poco, 💭💭¿Lo somos por tener más cosas?¿nos da más felicidad conseguir los objetos que no tenemos todavía?

Está demostrado que tenemos miedo al futuro, da igual a corto que a largo plazo, por eso nos llenamos de cosas, por eso no soltamos lastre, y por eso guardamos y pensamos: Pero…¿ y si me hace falta?. Nuestras casas y nuestras vidas están llenas de ” por si acaso”.

El 6% de la población mundial padece el hábito patológico de acumular objetos, generalmente inútiles, sin reconocerlo.

Ese desorden se conoce como DISPOSOFOBIA  y estos son algunos de sus síntomas:

  • Temor de necesitar más adelante los objetos acumulados
  • Apego emocional a las cosas, como si fueran seres vivos:  miedo a regalarlas pues las sienten como sus mayores tesoros
  • Incapacidad de tomar decisiones sobre lo que sirve y lo que no
  • Volverse antisocial, no querer visitas
  • Tener problemas para organizarse
  • Tener hogares – museo y una vida caótica
  • Presencia de ciertas conductas irracionales
  • Búsqueda del perfeccionamiento extremo
  • Llegar a la violencia y / o angustia

Cuando confundimos objetos con amor, tenemos un problema.
En general, la posibilidad de mejora está dada porque la persona reconozca que padece y se apuesta a logros parciales en el desprendimiento de los objetos, contemplando recaídas.
Los organizadores profesionales también trabajamos estas terapias.

Si tienes  o conoces a alguien con este tipo de desorden, no dudes en pedir ayuda.

Espacios de trabajo

20190131_111908_0
mi escritorio

Hola,

hoy os enseño mi espacio de trabajo, como veis es bastante sencillo y personal.

Mis indispensables para trabajar en mi día a día son…

  •  la agenda, yo utilizo la de papel, pero a muchos de vosotros si os es más cómoda la versión digital, adelante, lo importante es seguirla a rajatabla ☝.
  • Buena luz, si puede ser natural mejor, aunque un flexo nunca viene mal, recordad que debéis colocarlo al lado contrario de la mano con la que escribís para evitar sombras
  • Tablet, ordenador…, hoy en día, ¿quién vive sin tecnología?
  • Una vela, aceites esenciales o incienso, no hay como trabajar en un ambiente con un buen aroma
  • Una caja de madera para organizar mis documentos, en este caso la que yo utilizo es de @entretres. Utilizar un contenedor siempre ayuda a mantener el orden de documentos y libros pequeños de consulta
  • y por supuesto, una foto de mis hijas. Levantar la cabeza del ordenador cuando hago un pequeño break tomando un café,es uno de mis mayores placeres.

Como podéis ver, trabajar en un espacio confortable y ordenado, nos ayuda a trabajar más concentrados, contentos y eficaces.

Espero que me mandéis fotos de vuestros espacios si queréis compartirlos y si necesitáis ayuda para mejorarlo, no dudéis en poneros en contacto conmigo mariacostas@helpmeri.com